Las Autopistas salvan vidas
SOLUCIÓN PARA LAS MUERTES EN RUTAS
¿Sabías que está en el Congreso de la Nación la Ley para construir la
Red de Autopistas libres de peaje y rehabilitar nuestros ferrocarriles?

Ingresá aquí tu adhesión... Tu firma es decisiva para su aprobación.


t

f
 
Autopistas Iteligentes Autopistas Iteligentes Autopistas Iteligentes Autopistas Inteligentes Autopistas Iteligentes Autopistas Iteligentes
 

spacer
flecha VOLVER
spacer
SOLUCIÓN ESTRUCTURAL:
LA RED FEDERAL DE AUTOPISTAS (R.F.A.)


Mapa de la Red Federal
de Autopistas

 
1. La cuarta red del mundo

2. ¿Qué regiones del territorio integrará?

3. Serán libres de peaje y sin costo presupuestario para el fisco

4. La tasa vial

5. Duración de la tasa

6. Mantenimiento     

7. Poder de policía     

8. Diferencias con los históricos fondos específicos de Vialidad Nacional

9. Propuesta de reestructuración de la política vial 

10. Los ferrocarriles y la generación del '80

11. Ingeniería financiera de la Red Federal de Autopistas

12. Decisión política

13. Las ideas están maduras

14. El respaldo unánime de las provincias

15. Jurisdicción Nacional de la Red de Autopistas

16. Dos formas de concretar las decisiones

17. Costo de los accidentes para las compañías de seguro

18. ¿Cómo evolucionó la tasa de siniestralidad en Estados Unidos?

19. Autopistas en los países emergentes

20. Ejemplos argentinos de solución estructural   

21. Educación vial y autopistas inteligentes

22. Proyecto de Ingeniería

23. ¿Cuál es la rentabilidad social del proyecto?    

24. Bitrenes en la Red Federal de Autopistas  

25. Impacto ecológico   

26. Urgente necesidad de aprobar el marco institucional  

27. El binomio del transporte   

28. El riesgo está en el tránsito     
29. KEVIN SEDANO: Argentina; KEVIN FARR: Estados Unidos. Dos casos similares; dos justicias diferentes

spacer27. El binomio del transportespaceranteriorspacersiguiente
spacer

Todo sistema de transporte es un binomio: el vehículo y la infraestructura que le sirve de apoyo. Para que un transporte sea eficiente y seguro es necesario mantener una coherencia entre ambos. Si pusiéramos a circular un tren bala en las actuales vías férreas a Mar del Plata o Rosario, descarrilaría a los pocos minutos. Un barco no podría llegar a puerto si el calado fuera insuficiente o las dársenas inadecuadas para su amarre. Un Jumbo no podría aterrizar en una pista corta.
Sin embargo, la gran versatilidad del automóvil nos ha acostumbrado a exigirle que nos transporte con eficiencia y seguridad aún sobre infraestructuras precarias. El automotor es capaz de circular a campo traviesa, sobre terrenos escabrosos y caminos de tierra o en las condiciones de alta peligrosidad de nuestras angostas rutas de la muerte. Esto nos ha hecho perder conciencia sobre la necesidad de que la infraestructura del automotor tenga las condiciones suficientes para garantizar un tránsito seguro. Con una infraestructura deficiente, el resultado final es catastrófico.

No se puede pretender seguridad vial cuando nuestras carreteras troncales son angostas y por ellas se cruzan a alta velocidad y a pocos centímetros, separados por una raya de pintura, enormes vehículos de carga, ómnibus y velocísimos automóviles que deben además atravesar cruces urbanos y a nivel con otras carreteras y vías férreas y superar infinidad de curvas peligrosas.

Como ha dicho con acierto el diario La Nación en su editorial titulado: El gran tema de la inseguridad vial, del 23 de julio de 1997:

…en el caso específico de las rutas se ha insistido hasta el cansancio en subrayar su obsolescencia y su falta de adecuación a las exigencias requeridas por un flujo de tránsito cuyo incremento paulatino es cuantioso y sostenido. Los trazados viales de nuestro país son, por lo general, estrechos, deficientemente pavimentados, dotados de banquinas angostas y casi siempre intransitables, y mal señalizados e iluminados. Situación anacrónica que demanda urgente corrección y que se pone de relieve, por contraste, cuando se toma en cuenta la disminución de los accidentes en aquellas vías que han sido modernizadas; por ejemplo, en las autopistas metropolitanas y en la Ruta 2.

El desequilibrio de este binomio es muchísimo más costoso que construir la Red Federal de Autopistas. Como vimos antes, sólo en accidentes perdemos 5.000 millones de dólares anuales*. Este monto duplica la inversión anual que se requiere para revertir la situación. Además, la geografía de nuestro país facilita enormemente la construcción de carreteras optimizando sus costos que son la décima parte de los de países montañosos como Italia. Esto influye decisivamente para que el costo de la vía sea muy bajo en relación al vehículo.

Ponderando el coste integral del parque automotor llegamos a una conclusión sorprendente: el vehículo representa el 97 % del costo total del binomio y la R.F.A. para todo el país, apenas el 3 %. En 20 años el costo de la R.F.A. es la mitad que el costo de los neumáticos en igual período (Fuente: 10.000 km de autopistas por 10 centavos, Guillermo Laura, pág. 42).
Entre tanto, en el tren bala la relación es inversa: el tren vale 10 % y la vía 90 % según datos del tren AVE entre Madrid y Sevilla (op. cit. pág. 38).






En síntesis: el costo de la R.F.A. es irrelevante para los usuarios y se paga sin sacrificio por medio de la tasa vial con una única condición: que los fondos no se desvíen.
El nuevo modelo de gestión lo garantiza porque los fondos no ingresan al erario público y sólo empiezan a cobrarse cuando la obra está concluida y la meta ya fue alcanzada.


* Fuente: Rafael Balcells, Presidente de la Asociación Argentina de Carreteras. Revista CARRETERAS, agosto / 1995, página 13.

 

spacer
INICIO - FIRME AQUÍ - QUIENES SOMOS - VER EL VIDEO - GALERIA DE FOTOS - EVENTOS - PRENSA - CONTACTO

PROYECTO DE LEY - RESUMEN EJECUTIVO - CORREDORES VIALES - NODOS DE LA RFA - TASA VIAL - CONCESIÓN DE RIESGO

RUTAS DE LA MUERTE O AUTOPISTAS INTELIGENTES - MÁS INFORMACIÓN

Diseño: mil
spacer